Inventos

.:: Langaretti ::. el pelador de gambas, langostinos y similares.

Se trata de un utensilio de características y funcionamiento similar al de unas tijeras con dos grandes diferencias, una es que las hojas tienen forma curvada para facilitar la entrada en el cuerpo de la gamba y la segunda es el arpón que está montado en la hoja inferior y totalmente paralelo a dicha hoja se encarga de pinchar y sujetar la carne del crustáceo al hacer la operación de corte.

Este curioso invento está pensado para ayudar en la mesa evitando mancharse las dos manos y aligerar el pelado del crustáceo. Pensado para el uso en la hostelería como de restaurantes y marisquerías. Es ideal, tanto para cocineros como para comensales, ya que agiliza el proceso de pelado un 300%, es limpio, sencillo y cuida uñas y dedos a la hora de abrir el crustáceo.

Patente en venta, precio; 450.000 €

Funcionamiento:

1. Cortar la cola

2. Cortar la cabeza

3. Insertar la hoja que lleva el arpón entre las patas y la carne.

4. Introducir la hoja y el arpón en el cuerpo de la gamba.

5. Hacer la operación de corte y separar hacia un lado u otro.

6. Gamba en el arpón y en el plato el caparazón.

Ver video demostrativo aquí

.:: Flexómetro con punta de marcar ::.

Este flexómetro permite señalar y marcar cualquier punto de lectura de acuerdo con la edición realizada sobre una superficie que se encuentre próxima al usuario, siendo perfecto para agilizar y asegurar mediciones en múltiples situaciones.




Cuando el elemento marcador está operativo, es decir, el soporte está abierto, éste queda situado entre los dedos meñique y anular, de manera que basta una inclinación o giro de la muñeca para que el elemento marcador actúe en la superficie que corresponda.


Gracias al posicionamiento del elemento marcador en el extremo opuesto a la abertura de salida de la cinta métrica, el usuario puede sujetar el flexómetro y efectuar la marcación con la misma mano, con un simple giro de muñeca, lo que reduce considerablemente el tiempo invertido en efectuar la medición. A efectos prácticos, el usuario sujeta el flexómetro apoyando la base del mismo en los dedos índices, corazón y anular, de manera que el pulgar actúa sobre el freno de la cinta.


Patente en venta, precio; 18.000 €